Generales

Recuperación de embalses hace prever que no habrá racionamientos eléctricos

Principales embalses del país se recuperaron

Desde mediados de marzo el Gobierno Nacional adoptó una serie
de medidas para evitar que siguieran perdiendo reservas de agua.

Treinta motobombas evacúan el agua de la represa El Peñol para ayudar a generar energía en las centrales Jaguas, Playas y San Carlos.

El presidente Juan Manuel Santos anuncia este sábado si habrá o no racionamiento, a raíz del fenómeno de ‘El Niño’ que azota al país y ha puesto en estrés al sistema eléctrico nacional.

Contrario a la recomendación de XM, operadora del mercado, y del Consejo Nacional de Operación (CNO), de decretar un racionamiento del cinco por ciento durante seis semanas a comienzos de marzo, el Gobierno Nacional se la jugó por el ahorro voluntario de ese cinco por ciento, con el fin de disminuir la demanda en un total de 400 gigavatios, apostarle a una generación diaria de 100 gigavatios por parte de las térmicas pero, sobre todo, de evitar que los principales embalses del país se siguieran vaciando al ritmo que lo venían haciendo.

Y lo ha logrado pues la pendiente de volumen útil en los embalses de Guavio, Riogrande 2 y el agregado de Bogotá se ha aplanado e incluso ha aumentado.

En el caso del Guavio, la curva de descenso se quebró del 20 al 21 de marzo, cuando el volumen útil de la represa subió de 25,89 por ciento a 26,26 por ciento y en el nivel del 26 por ciento ha permanecido desde esa fecha.

El otro embalse que revirtió la tendencia de ir a la baja fue el de Riogrande 2, el cual pasó de 17,89 por ciento de volumen útil del 18 de marzo, al 18,18 del 19 de marzo, e incluso aumentó su nivel hasta el 22,9 por ciento según reporte del jueves pasado.

Un experto del sector eléctrico manifestó que para esto el Gobierno Nacional hizo un par de ajustes en la subasta de energía y en arreglos con algunas corporaciones autónomas regionales.

Esa misma persona explica que hasta el momento la estrategia tanto del ahorro de energía, de mantener agua en los principales embalses del país, como de la generación por parte de las térmicas han funcionado, pero el sistema aún es frágil.

Los conocedores sacan cuentas e incluyen hasta el último megavatio para determinar si será necesario o no racionamiento.

Otros calculan el volumen útil diario de los embalses y explican que están en niveles nunca antes vistos. Este viernes fue de 24,7 por ciento, por lo que la situación es bien complicada.

Ahorro diario, generación de plantas térmicas, nivel de los embalses, importación de energía desde Ecuador y lluvias hacen parte de las variables de una ecuación para determinar si el país pasará el fenómeno de ‘El Niño’ sin apagón.

“Vamos bien, yo soy optimista. Pero quiero tener los datos más actualizados para tomar la decisión con base en base en datos objetivos, técnicos y sólidos, porque es demasiado lo que está en riesgo”, afirmó Santos.

El Presidente recordó que ya se cumplieron cuatro semanas desde que inició el ahorro voluntario, “Y como lo hemos prometido, mañana (sábado), después de cuatro semanas, tomaremos la decisión definitiva: si hacemos los cortes, si hay necesidad de algún racionamiento, o si por el contrario no tenemos la necesidad de tomar esas medidas y de darles la buena noticia a los colombianos de que desaparece ese ‘fantasma del racionamiento”, manifestó el Presidente.

Por otro lado, advirtió que independientemente de la medida que se adopte, la campaña debe quedar como legado, porque la disciplina del ahorro en materia de energía y de agua les conviene a todos los colombianos.

Destacó que dentro de un mes exacto entra en operación del 25 por ciento de la generación de la hidroeléctrica de Guatapé, luego de un cronograma de operaciones para restablecer esa central ubicada en Antioquia.

Motivos para decretar cortes de energía
En primer lugar está la falta de políticas públicas adecuadas en la administración de los recursos energéticos. Para los expertos, más allá del daño de Guatapé, que genera cerca de 5% de la oferta, el problema estuvo en no tener unas herramientas que nos protejan en eventos climáticos como el de hoy. Además, retrasar herramientas que permitían la entrada de energías renovables no convencionales.

Para el profesor de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional en Medellín, Jorge Martín Molina, si bien en Colombia se produce eficientemente energía a través del agua, era urgente balancear la canasta energética, o lo que es lo mismo, poner a marchar antes la ley de energías alternativas.

En segundo lugar, está el gran desperdicio que hay en el sistema por la falta de implementación de eficiencia energética. Según un estudio de la Upme, con la energía que se despilfarra en el país habría posibilidad de atender la demanda de una ciudad como Cali. Así, que para los expertos, la norma que permite la entrada del etiquetado energético para escoger electrodomésticos más eficientes debió entrar mucho antes.

La tercer razón es la falta de planeación de importaciones energéticas. Si bien es cierto que no se podía controlar el estado de los embalses de Ecuador, por lo que no pudieron cumplir con los siete gigavatios diarios, o la crisis del sistema energético de Venezuela, que no permitió la importación de gas, el exministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta fue claro que para esta fecha ya se debía tener asegurada la importación de combustible por la planta de regasificación y se habría podido acelerar la línea con Panamá.

La cuarta causa, según explicó el senador del Centro Democrático, Iván Duque, habría estado en la falta de previsión por parte de la Creg para implementar unos instrumentos de medición de batimetría en los embalses que fueran más acertados y así saber en realidad hasta cuándo se podría contar con los embalses de energía.

Por último, estaría la falta de mantenimiento de muchas plantas que no pudieron generar energía a tiempo o salieron de funcionamiento ya que no previeron un Niño tan extenso.

Causas por las que no se daría
El primer salvavidas que tendría el país en medio de esta crisis se da porque desde el 7 de marzo, que inició la campaña de Apagar Paga, los colombianos en realidad se propusieron ahorrar energía. Tanto así, que en promedio se superó 5%, a pesar de que a la meta le falta más de 40%. El Presidente tendrá que analizar si le sigue creyendo a este compromiso.

En segundo lugar, estarían las buenas estrategias de la generadoras. En repetidas ocasiones Angela Montoya, presidente de Acolgen, ha explicado que las generadoras hidráulicas se han vuelto expertas en calcular los niveles de sus embalses y ríos para no desperdiciar un centímetro cúbico, o lo que es lo mismo, un peso. Con estos cálculos es que el gremio ha señalado que podrían tener agua para estas cuatro semanas.

El tercer salvavidas sería la gestión de Ecopetrol con Pdvsa para lograr, a pesar de la crisis venezolana, la importación de 25 millones de pies cúbicos de gas para las térmicas, que hoy están generando con combustibles líquidos con grandes pérdidas en sus estados financieros.

Cuarto, estaría la fortaleza que ha ganado el Ideam como institución para pronosticar los fenómenos climáticos. Siendo así, y si los cálculos de la institución son acertadas, la tendencia de aumento de lluvias en la región Andina y el desescalamiento de El Niño en cuatro semanas dejarían al sistema más fuerte. Como señaló un experto, “estamos en manos de las lluvias”.

Finalmente, estaría la intervención del Estado en octubre de 2015 y enero de este año con el aumento del precio de escasez y las multas al derroche, que hoy permiten una generación térmica de más de 90 gigavatios diarios y ahorros de 5%.

 

 

ElPoligrafo.co

Quieres contactar con el Director de El Poligrafo comunicate con el 316 627 4544 o al correo electrónico [email protected]

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba