Cronicas

Consuelo Radiofónica / Por Celso Guerra Gutiérrez

El 1 de agosto de 2021 se conmemora el natalicio 81 de una mujer catalogada entre las más importantes y polifacéticas que ha tenido el país, Consuelo Araujo Noguera.

Todo sabemos de su obra más grande la creación del festival vallenato, además de su versatilidad intelectual para incursionar en diferentes áreas donde su talento siempre brilló, periodista, cronista, cuentistas, escritora, política, folclorista y radio aficionada.

En esta última actividad mostró sus grandes cualidades desde los inicios de su carrera , como periodista intrépida, demostró que se podía hacer este ejercicio independiente, lo hizo en su legendario programa en radio Guatapurí, “La Cacica Comenta”, audición que se mantuvo por mucho tiempo al aire a pesar de los riesgos que corría por las denuncias de todo tipo que hacía , contra la corrupción de funcionarios públicos, sustentadas con documentos, y el otro perfil del programa era la acción social, allí le colaboró a muchas personas menesterosas que llegaban a implorar por un medicamento, una silla de ruedas, a suplir necesidades básicas, inclusive hasta de dinero.

Uno de los hechos más sonados en la región fue el que protagonizaron amigos de los sobrevivientes del accidente aéreo del Tigre en Venezuela, donde fallecieron Juan Rois, Eudes Granados y Rangel Torres, algunas personas llamaron a “La Cacica” suplicando ayuda para los sobrevivientes que fueron llevados a una clínica de Bogotá, donde supuestamente no estaban recibiendo atención médica por la falta de recursos millonarios.

Consuelo inmediatamente abrió los micrófonos de su espacio y convocó al pueblo vallenato a la solidaridad con los paisanos caídos en desgracia, prontamente los oyentes apoyaron el llamado con aportes, hubo contribuciones de la toda la costa, Consuelo tuvo la precaución de pedirle a Liliana Barón, quien oficiaba como gerente, que anotara nombre dirección y cedula de los aportantes.

Se recaudó la suma de 8 millones de pesos y cuando se iba a enviar el dinero a los músicos damnificados, La Cacica recibió una llamada previniéndola que los artistas estaban recibiendo oportuna atención médica en Bogotá, que esos dineros no irían al hospital, tomarían otro destino. Inmediatamente ordenó devolver el dinero recaudado a los donantes, quienes fueron llamados al aire a través de la emisora, uno por uno, con nombre y número de cedula.
Allí en el programa, “La Cacica Comenta”, se hicieron candentes debates en favor del desarrollo de la ciudad y la región.

Tras el fallecimiento de Manuel Pineda Bastidas, gerente propietario de Radio Guatapurí, la emisora entró en una grave etapa de crisis, su reconocida y prestigiosa potencia se vio disminuida grandemente, hasta el extremo que su alcance era muy limitado. Los oyentes de las poblaciones más cercanas se quejaban al no poder sintonizarla.

Ella al notar que uno de los símbolos de Valledupar estaba moribundo, reunió a varios amigos y familiares para comprar y rescatar la emisora de las fauces del ocaso.

Los amigos acordaron constituirse en “Vallenatos Asociados”, para reunir el dinero y hacer la negociación, como en efecto se hizo con los herederos de Pineda, Radio Guatapurí entró en un período de reestructuración para seguir con su liderazgo.

El Paso más importante que dio Consuelo inmediatamente por el rescate de la emisora fue la compra del poderoso y potente transmisor Harris de 50 Kilovatios, equipo en estado sólido importado de USA, Radio Guatapurí, volvió a irradiar sus ondas sonoras, por todo el caribe y un vasto sector de Venezuela. La audiencia volvió a sonreír.

Consuelo amplió el horario noticioso de la mañana que estaba de media Hora 7:00 a 7:30 y fue llevado de 6 a 8 am, convocó a los mejores periodistas de ese momento, los llamo “El Póker de Ases”, para que estuvieran con ella en la cabina, Beder Guerra Gutiérrez, Gustavo Cuello Diaz, Carlos Alberto Atehortúa y Luis Mendoza, este panel duro poco tiempo, los oyentes decían, “muchos caciques, pocos indios”.

Seguidamente el noticiero creo el espacio “El Debate”, allí se hablaba de toda la problemática social de la ciudad y soluciones, debatían Consuelo Araujo, José Luis Bustos, German Piedrahita y El Patólogo y musicólogo politólogo, Gustavo Pérez Castro y los viernes para matizar el fin de semana, el mismo personal cambiaban el esquema al programa, lo hacían más fresco, más relajado, y lo llamaron “Venga a Desayunar con Nosotros”, que en realidad era eso, un desayuno con exquisiteces vallenatas, arepas de queso horneadas, chicharrones, café con leche, carne molida, jugo de naranja, viandas que disfrutaban todos los empleados y los invitados de la cultura y el entretenimient., En ese programa se desmenuzaba la vida de cualquier artista musical , escritor, pintor nacional, escultor , nacional o internacional del género, popular o clásico.

A German Piedrahita le asignó los domingos a las 8 de la mañana dirigir un programa con los grandes clásicos de la música universal, Beethoven, Chopin, Amadeus, Liszt, Bach, Schubert, Pavarotti, Placido, Carreras, etc.

Además, democratizo la emisora les dio oportunidad a muchos comunicadores para ingresar a la emisora con espacios concesionados, deportivos, opinión, salud, noticioso, recreativos.

Aquilino Cotes llegó a Radio Guatapurí, con su “Noticiero de las nueve” el cual lo adornaba con algunos vocablos o jergas de la región.
Aquilino se fue con sus noticias de la emisora, ya que “La Cacica” nos sugirió transmitir el festival de orquestas desde La Arenosa, lunes y martes de carnaval. Cotes se negó a ceder su media hora para que la emisora continuara la transmisión del festival de orquestas y conjuntos vallenatos, “Congo de Oro”, que realizó durante 20 años, todos los años, Radio Guatapurí. Iniciaba la transmisión desde la 1 pm hasta la madrugada, en el horario de Cotes, había que cortar la transmisión y reanudarla media hora después.

Al irse Aquilino, “La Cacica” continuó con el noticiero al que llamo “Noticias Nueve En Punto”, le implementó terminología del valle, los tomó del Lexicón Vallenato escrito por ella, el noticiero lo continúo leyendo Danilo Montero, que había estado con Aquilino.

La Cacica, recuperó el programa de radio teatro y creo “Buscando Talentos” un programa que convocaba a artistas de toda la región, de todos los géneros, de allí surgieron Martin Elías, Paqui Cotes, Diomedes Dionisio etc.

Amplió los programas musicales que ya estaban, Boleros Para Recordar, festival Antillano, Tropical, Aquí Canta la Costa, Bajo el Cielo de México, Creo el Programa, Vallenatos del Momento, y Clásicos del Vallenato, este último con cantos de la primera generación de juglares de la fonografía, Luis Enrique Martínez, Abel Antonio Villa, Alejandro Duran, Francisco Rada, Juan Polo Valencia, Calixto Ochoa.

Consuelo promovió de la sala de controles y estudios de grabación al micrófono a una camada de personas que estaban esperando la propuesta que les fue esquiva de acceder al micrófono, Javier Ospino, programa “Bajo El Cielo de México”, y “ Acordeones en el Aire”, Roger Redondo, a Monitor deportivo y narración de futbol, Wilfran Sauri, quien inició y luego desechó la oportunidad, y a este servidor, al que recomendó hacer “Clásicos del Vallenatos” y “Recordando a los Grandes”, programas que han sido laureados.

Otros comunicadores fueron promovidos de la locución al periodismo como Oscar Arzuaga, Iván Ochoa, Enrique Camargo, recién egresado de la universidad, fue contratado para cubrir la crónica roja.

Radio Guatapurí por iniciativa de Consuelo fue la primera emisora del Valle que implementó la tecnología de punta, reemplazó los viejos tornamesas, de discos 33, 78 y 45, rpm, grabadoras de casetes y carretos por el computador.

Se cambió el viejo transmisor de onda corta, enlace el cual permitía sintonizar la emisora en países lejanos, por la conexión virtual para que su señal se escuchara en todo el mundo.

Los propietarios de las emisoras de la región llegaban a radio Guatapurí a conocer el novedoso sistema para implementarlo en sus lugares de origen, fue una verdadera revolución tecnológica con un nuevo concepto radial, ya que la producción sonora que identificaba a Radio Guatapurí fue cambiada en su totalidad, el audio de filiación de la emisora , donde se dice nombre , lugar de origen, país, potencia, de la radio estación, la banda sonora de dicha identificación generalmente era una marcha europea, ella la cambio por los acordes musicales de la canción vallenata, “El Pilón” ,canción que mando a grabar en formato instrumental de orquesta, con músicos vallenatos, donde sobresalieran los sonidos de la trompeta.

Ese trabajo se hizo en los recién instalados estudios de grabación de Ingeson en Valledupar, también las cortinas musicales de los diferentes programas diarios de la emisora fueron arreglados e ideados por ella y producidos en el mismo estudio.

Una de sus últimas gestiones en favor de la radio vallenata fue la consecución de lo que es hoy la emisora “Cacica” Estéreo, frecuencia que lleva su seudónimo en su homenaje.
Todas esas transformaciones en la radio vallenata fueron embelecos de La Cacica.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba