Deportes

El último domingo de Freddy Rincón: Las horas previas al accidente del ‘Coloso’ del Pacífico

Esta imagen, quizás la última con vida de Freddy Rincón, corresponde al domingo 10 de abril, cuando el futbolista cantaba el cumpleaños de la ahijada del anfitrión de casa, Hárold Saa.

 

El País de Cali

El último domingo con vida de Freddy Eusebio Rincón Valencia lo pasó en ‘La casa de la felicidad’. Así había bautizado él mismo, años atrás, la vivienda blanca y enrejada, de cuatro plantas, en el barrio Ciudad Córdoba de Cali; la misma que hoy se viste de luto con cintas moradas que cuelgan de sus ventanas, una corona, un altar con veladoras, instalación de luces y un afiche lleno de mensajes de sus amigos, alrededor de la foto en la que aparece el ‘Coloso’ de Buenaventura, pleno y sonriente, tras anotar el gol del júbilo inmortal, que le dio el empate a Colombia frente a Alemania, en el Mundial de 1990.

afiche lleno de mensajes de sus amigos, alrededor de la foto en la que aparece el ‘Coloso’ de Buenaventura, en el Mundial de 1990. Foto: Bernardo Peña / El País

Afiche lleno de mensajes de sus amigos, alrededor de la foto en la que aparece el ‘Coloso’ de Buenaventura, en el Mundial de 1990. Foto: Bernardo Peña / El País

A la reconocida casa de la familia Saa, en una acera peatonal, siempre de puertas abiertas para tantos ídolos de la música, el deporte y la política del Pacífico, llegó Freddy al mediodía, junto a dos amigas, hace exactamente una semana, y se fue a las 11:30 de la noche, según cuentan sus anfitriones. Vestía camiseta blanca, unos ‘cortos’ (yin a la rodilla) y una gorra azul oscura, como se ve en la fotografía.

Freddy y sus amigas permanecieron en el segundo piso de los Saa durante gran parte de la tarde, tras disfrutar de su tollo (un tiburón pequeño) con una buena porción de arroz. No hubo música hasta entonces, por el luto que pasaba la familia, tras la muerte de una sobrina, víctima de cáncer. A eso de las 5:00 de la tarde bajó al primer nivel, a la casa de Hárold, quien descansaba luego de pasar la noche sin dormir, estudiando un audiolibro (sufre de glaucoma), y tras haber visto los partidos de Sassuolo-Atalanta, Manchester City-Liverpool y Levante-Barcelona, el menú futbolero ese domingo.

“Freddy estaba contentísimo ese día. Tenía un vaso en la mano y me dijo: ‘Paisano, tómese un traguito’, le contesté que no porque estaba de luto, pero insistió y mandó a que me trajeran una cerveza. Las muchachas con que andaba empezaron a montar los pies en los asientos y a mí no me gustó, y le dije a otro amigo que les pidiera que los bajaran y se molestaron. Entonces ellas empezaron a azarar para que se fueran, Freddy me preguntó que si quería salir con ellos y le dije que no. ‘¿Aquí estamos bien, cierto?’, dijo Freddy. ‘No nos vamos’. Sin embargo, las muchachas se fueron a cambiar y luego volvieron a la hora y decían ‘vámonos, vámonos’. Ahí llegó Édinson Bioscar Ruiz (exalcalde (e) de Buenaventura y exconcejal de Cali), a quien le pidieron que saliera con ellos, pero él explicó que vino a visitarme. Empezamos a poner baladas como Noelia.  A Freddy no le gustaban, él quería siempre su salsa. Se despidió y yo le di un abrazo y le dije ‘cuídate, hombre, esas hembras casi no me cayeron bien’”, relata Hárold.

Édinson Bioscar Ruiz cuenta, a su turno, que “ese fue un domingo normal, siempre veníamos y nos encontrábamos en ‘La casa de la felicidad’. Yo venía a saludar a Hárold, sabía que normalmente estaba Freddy. Empezamos a hablar de fútbol, de música y de política. Incluso, recuerdo que recochamos y le dije: ‘Tú cantas mejor que ‘Chachachá’, Martínez, deberías grabar un disco. Hárold te enseña a cantar, yo te enseño de política y vos nos enseñás a jugar fútbol’. Y él me respondió que no, que ya estábamos muy viejos para aprender a jugar y Hárold le dijo que se acordara que él jugaba más fútbol que Freddy y nos reímos”.

El político, habitual en estas tertulias, cuenta que Freddy lo invitó a irse con ellos, pero él prefirió quedarse en la casa de Saa, hasta la 1:30 a.m.
De la salida de Rincón afirma que “en ese momento salió también Vladimir Mosquera, pero él no se fue con ellos, había como cuatro personas más, pero no sé si fueron con él”.

Sabe si él iba acompañado o con algún familiar que condujera…

En ese momento no, porque nos quedamos hasta tarde, nadie salió a acompañarlos al vehículo porque aquí todos somos conocidos, la gente nos cuida. Rara vez sale alguien a acompañar. Tengo entendido que con Freddy salió mucha gente, pero nadie puede decir quién se subió al carro con él y en eso no puedo ser impreciso.

¿Cómo amigo, qué detalles ha podido conocer del accidente?

Me llamó Hárold como a las 5:00 a.m., pero no contesté el teléfono. A las 9:30 a.m. estaba visitando a un familiar en la clínica Rey David y me llamó un tío a preguntarme que yo, que soy tan amigo de Freddy, le contara qué le pasó, porque ya todo había salido por los medios. Hasta ahora, lo que sabemos es lo que sabe todo el mundo. Detalles no tiene nadie, solo las cámaras.

¿Reconoce a la persona que se baja del vehículo y aparece en un video disgustada por que la graban?

Esas cosas uno no las detalla. Obviamente hay una investigación que se tendrá que hacer y le entregarán a la Fiscalía la información para que con base en eso tomen decisiones.

¿Por qué hay tanto misterio en torno al conductor del vehículo?

Misterio no hay, lo que no hay es información. Pero llegará el momento en que las autoridades lo aclaren.

¿Lo han llamado a que cuente qué sabe de lo ocurrido esa noche?

Solo la prensa. Usted es la primera persona a la que le salgo. Alrededor de todo esto se teje mucho morbo. Había un ídolo del balompié… yo salgo porque más allá de lo que significó en el deporte, él era un ser humano excepcional.

“Siquiera llegaste, aquí están hablando de la muerte”

Sin saberlo, paradójicamente la muerte estuvo en la conversación de ese domingo en ‘La casa de la felicidad’. Poco después del almuerzo, aún en el hogar de Maritza Saa, llegó Édinson Vivanco, director de la Orquesta La Fuga, quien recuerda una anécdota que lo marcará para siempre: “No sé si infortunada o afortunadamente, pero por lo menos me queda la satisfacción de haberme despedido de Freddy. Cuando llegué había cinco mujeres hablando; él estaba almorzando y cuando me vio me dijo: ‘paisano, de buenas que llegó a salvarme porque estas mujeres están hablando aquí de muerte y de enfermedades. Me tienen con un oído pa’ dentro y otro pa’ fuera’. Nos reímos y compartimos un rato. Freddy estaba comiendo y tomando una botellita de wisky. Me brindó y le dije ‘vos sabés que no me gusta el wisky, porque me nubla la vista. Mi compañero, Ricky, sí tomó. Luego trajeron una botella de curao (bebida del Pacífico) para llevar. Me levanté a los 45 minutos, como a las 4:00 de la tarde, porque íbamos a Rozo. Y al despedirme pensé en tomarme una foto con Freddy, pero no lo hice y ahora me arrepiento”.

La casual invocación de la muerte volvería a ser tema en la noche. Luego de cantarle el cumpleaños a la ahijada de Hárold, en cuyo video se observa a Freddy, quizás el último en vida, los paisanos empezaron a hacer eso que tanto los unía: escuchar música; había dos en particular que no podían faltar: ‘Ámame’, de Tito Rojas, con la Puerto Rican Power, la favorita de Rincón, y ‘Toma mis manos’, de Willie Colón, una canción que le apasiona a Hárold Saa y que sentado en su casa, en el mismo lugar en que compartió por última vez con su amigo, tarareó:

…Pero toma mis manos
y abrázame fuerte
Cierra los ojos, yo
soy la muerte
yo soy la muerte…

¿No podía faltar no?, le dijo Freddy a su paisano, recordando que este tema siempre salía en sus reuniones.

Al evocar ese momento, Hárold suelta en llanto. Y recuerda que así como Freddy murió un día 13, de abril, Junior Jein, otro ídolo del Pacífico, habitual invitado a este hogar, se fue también un 13, de junio.
Maritza Saa, quien está llena de anécdotas de su ‘manito’, está convencida de que ese día “Freddy se vino a despedir de nosotros, porque esta era su casa. Nos dimos un abrazo, no olvido el beso en la mejilla a mi hermana. Ahora analizo todo lo que hablamos y él se vino a despedir. La relación de Freddy con nosotros fue tan bonita. A mi hermano le dijo que lo quería bastante”. Sin duda, el de los Saa, era el hogar de Freddy y ese último domingo antes de la tragedia lo vivió pleno, en ‘La casa de la felicidad’.

Entrevista con Harold Saa relatando sobre algunos detalles del accidente que sufrió Freddy Rincón el pasado lunes en la madrugada.


¿A qué hora salió Freddy de su casa?


Más o menos a las 11:30 p.m.

¿Con quiénes salió?

Creo que iban 7 personas, en varios carros. Uno de ellos, creo que pidió un wayCali, incluso.

¿Quién conducía el carro de Freddy cuando salieron de su casa?

No sé. Es que yo me quedé acá adentro en mi casa, no salí, y le huyo mucho a las especulaciones. Estudié unos semestres de Derecho y entendí que uno no puede partir de supuestos, el Derecho es probatorio, existe por las pruebas. Del accidente para allá solo sé lo que he escuchado.

La camioneta en que iba Freddy aparece a nombre de Tomás Humberto Díaz Valencia, su medio hermano ¿estaba ese día? ¿usted lo conoce?

No, no estaba. Es el único de los hermanos de Freddy que no conozco bien.

¿Normalmente, Freddy se transportaba en esa camioneta Ford?

Sí, era el carro en el que él venía.

¿María Manuel Patiño y Diana Lorena Cortés, las dos mujeres que han identificado las autoridades que iban la camioneta accidentada, son las mismas con que vino Freddy el domingo a su casa?

No. Diana Lorena es la mamá de una ahijada mía, a la que le cantamos el cumpleaños ese mismo día. Ella iba con el grupo que salieron, creo que al Bronx (discoteca), porque Freddy la invitó, junto a los demás.
Ella es la que sale en un video gritando ‘señor, no, no’, pidiéndole a alguien que se arrimó al accidente que no grabara.

¿Y ella qué les ha contado?, ¿les dijo quién iba manejando?

No, ella está muy mal después de todo lo ocurrido, solo llora y llora y no ha contado nada al respecto.

¿Y la otra persona, María Manuela?

Entiendo que fue alguien que conocieron allá (en la discoteca) porque las dos muchachas que vinieron con Freddy se pusieron celosas cuando él empezó a hablar con alguien y se fueron. Creo que ella puede ser la persona con la que hablaba Freddy, entonces.

Se especula que están encubriendo a quien conducía el vehículo en el momento del accidente… ¿Qué ha podido conocer al respecto?

Ariel (el otro amigo que se encontraba esa noche) ya se había ido de la discoteca y hasta donde sé, luego de la discoteca se fueron a comer a un restaurante, en la Carrera 39 con Roosevelt. Asumo que cuando ocurre el accidente iban para la casa de Freddy.

Hay un video en el que aparecen dos personas, que aparentemente estaban en el vehículo accidentado, tomando un taxi, tras lo ocurrido. ¿Quiénes podrían ser?

No lo he visto. No quiero preguntar, no quiero darme cuenta, no quiero verme inmiscuido en nada, yo cuento lo que vi hasta aquí. No puedo hablar de lo que no conozco.

¿No le parece que ha habido mucho enigma alrededor del caso?

Sí, eso sí.

¿Qué piensa que va a pasar?, ¿se logrará esclarecer lo que se desconoce sobre el accidente?

Eso debe ser materia de investigación. Eso está muy fácil. Las cámaras están allí, los paramédicos que sacaron a Freddy deben decir dónde estaba él. Si hay una investigación, a los que están investigando los veo muy lentos. Como decía mi abuelo “eso está clarito, ahí”.

ElPoligrafo.co

El Polígrafo - El Valor de la Verdad, Noticias de la región caribe y Colombia

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba