Economía

Empresa minera aportará recursos de cooperación para provisión de alimentos en municipios mineros del Cesar

El Grupo Prodeco, tercer productor de carbón térmico de exportación en Colombia, suscribió un convenio de cooperación con la Corporación Vital y Compass Group para el fortalecimiento de productores locales en Becerril, La Jagua de Ibirico y El Paso, en el departamento del Cesar.

Este programa se impulsa con el propósito de establecer un modelo de proveeduría de alimentos para los casinos que brindan estos servicios a las operaciones mineras.

Durante el primer trimestre de 2018, una fase de diagnóstico permitió conocer los productos que podía ofertar el territorio, el estado actual de los cultivos e identificar a los potenciales proveedores. Tanto las empresas promotoras como los participantes de esta iniciativa, coinciden en que, aunque su implementación no fue fácil -ya que fue necesario llegar a consensos con la comunidad de agricultores y tener claridad sobre las reglas del proceso de proveeduría- los resultados han excedido lo esperado.
Tras seis meses de operación, el Programa de Desarrollo de Productores Rurales ha entregado 145 toneladas de alimentos – distribuidas en 29 productos diferentes – a los casinos de las minas La Jagua y Calenturitas del Grupo Prodeco, por más de $270 millones. Hoy son 354 los productores locales que se han beneficiado de capacitaciones que fortalecen su actividad agrícola para generar capital económico, mejorando sus ingresos y calidad de vida.

Prodeco es pionera en la implementación del proyecto en el Cesar y abona el terreno para que otros actores privados lo adopten y contribuyan a amplificar su impacto positivo.

El programa Desarrollo de Productores Rurales recibió de la Cámara de Comercio Colombo Británica, el segundo puesto en los Premios Lazos, categoría: Mejor Programa Gestión Grupos de Interés.

De acuerdo con Nicolás Gómez, gerente de Desarrollo Sostenible del Grupo Prodeco, la empresa siempre había tenido el anhelo de aumentar sus compras locales en beneficio de los habitantes de los municipios del centro del Cesar. “Llevamos más de 20 años en el territorio y consumimos aproximadamente unas 24 toneladas de alimentos a la semana. Todo era traído de afuera, pero hemos encontrado una solución sostenible que nos está permitiendo beneficiar a las comunidades del área de influencia de nuestras operaciones”, dice.

Fortaleciendo el campo
Más allá de la relación comercial directa entre pequeños agricultores y empresa, el programa permite que el territorio regrese al campo de una forma sostenible. Para Gómez, se trata de “volver a nuestros campesinos empresarios, poder ser socios de ellos y comer local. Sentarnos a la mesa en nuestros casinos y saber que ese sabor es el nuestro, el de los productos del Cesar”.
De esa manera es posible un fortalecimiento integral de los cultivadores quienes cuentan con las herramientas técnicas, productivas y comerciales para vincularse de manera competitiva al mercado local y regional.

En ese sentido, Jorge Malo, coordinador local del proyecto de la Corporación Vital, destaca que “hoy en día los agricultores están trayendo un mejor producto, y el cambio que han visto en su rentabilidad como proceso productivo es mucho mejor. Están muy contentos con el pago inmediato, y la cero intermediación”. Al respecto, Diana Solano, general Counsel de Compass Group, agrega que es importante destacar que dentro de este proceso a los agricultores proveedores se les está pagando un precio que es justo y de acuerdo al mercado.

También lo confirman agricultores como Idelfonso Guzmán, productor de Becerril, quien afirma que “este es uno de los procesos más importantes dirigidos hacia la población campesina. Era lo que nos faltaba”, o Miguel Pedroza, productor de La Jagua de Ibirico, quien anteriormente vendía su cosecha de plátano, yuca y maíz a los grandes depósitos, y ahora ha visto una mejoría en sus ingresos: “Me ha gustado la forma de trabajar; los dineros son de una, a mejores precios”.

Mercados campesinos
Como una acción complementaria y buscando alternativas para la comercialización de los productos más allá de la proveeduría a Compass Group, el programa implementó los “Mercados agropecuarios: de la finca a la mesa”. En 2018 se llevaron a cabo dos de estas jornadas en las que los productores locales vendieron sus productos de manera directa a sus vecinos de Becerril y La Jagua de Ibirico.

En el primer municipio, 40 productores locales comercializaron más de 35 productos agrícolas, pecuarios, piscícolas, huevos, panela, café, quesos y suero, alcanzando ventas de 6,5 toneladas de alimentos por más de $19 millones. Mientras tanto, en La Jagua de Ibirico se ofertaron 27 productos entre hortalizas, tubérculos, pescados, cárnicos, huevos y miel, provenientes de 25 productores locales que vendieron 3.5 toneladas de productos agrícolas, por más de $6 millones de pesos.

Además, el convenio ofrece a través de la Corporación Vital, la posibilidad de conformar grupos de ahorro y crédito local. Según Jaime Villarraga, presidente de la corporación, “los grupos complementan esta iniciativa con la generación de capital social y económico de las comunidades, permitiendo fortalecer los lazos de confianza y el empoderamiento de las personas y sus familias”. En la actualidad, 165 productores hacen parte de 12 grupos de ahorro.

Con esta iniciativa el Grupo Prodeco está reforzando su presencia en el territorio para generar desarrollo económico y social de manera sostenible, contribuyendo a que los campesinos aprendan a implementar metodologías de calidad y a producir según las oportunidades de mercado.

ElPoligrafo.co

Quieres contactar con el Director de El Poligrafo comunicate con el 316 627 4544 o al correo electrónico [email protected]

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba