CronicasGenerales

Periodistas, Cronistas modernos del folclor.

El pasado 24 de febrero la fundación del festival de la leyenda vallenata hizo reconocimiento a un nutrido grupo de periodistas de la región vallenata, gracias a su tesonero trabajo de divulgación, promoción, preservación, e investigación en favor del folclor vallenato, los mismos objetivos de dicho concurso durante 55 años, ellos son : Nubia Mejía, María Elisa Dangond, Taryn Escalona, María Mosquera, Rodrigo Rieder Rafael Infante, Santiago Marmolejo, Luis Cuello Bermúdez, Nicolas Cujia, Juan Cataño, Javier Oñate, Agustín Trillos y Celso Guerra Gutiérrez.

Cinco años atrás había distinguido a otros 5 periodistas más, que también trabajaron en la misma premisa.

Beder Guerra Gutiérrez, Lucas Acosta, Libardo Fonseca, Miguel Aroca, José Luis Parada, Álvaro Torres, Mary Daza, Crispín Rodríguez, Ramon Duarte, Gustavo Cuello, Julio De La Rosa y William Rosado.

El periodista moderno heredó de los juglares, labor de narración, divulgación y promoción de los hechos y acontecimientos de la región, iban de pueblo en pueblo, a pie, bestias, sol o agua, en una región como la nuestra, aislada y atrasada del resto del país, desafiaban toda clase de peligros, salteadores de caminos, narrados en canciones como La Estrella de Juan Muñoz, Los bandoleros de Luis Enrique, animales salvajes, descritos en la puya de Juan Muñoz, Cuando El Tigre Está en la Cueva; desafiaban riesgos los que acechaban por veredas y caminos inhóspitos, iban informando en crónicas musicales los pormenores del acontecer diario de la comarca, eran esperados con ansias por los nativos de cada población para ser informados.

A través de los juglares los habitantes de esos tiempos se enteraban de las guerras, amores furtivos, robos, denunciados en el canto, La custodia de Badillo, Escalona; cambio de estaciones del año, descritos en los cantos, El verano y La primavera, Leandro Díaz; hechiceros, El Mago del Copey, Luis Enrique; pitonisas, enmarcado en la canción, El Abusajo, de Cesar Marín; tragedias aéreas, registrado para la posteridad por el compositor, Sergio Moya Molina en su canto, Dolor Vallenato.

A medida que a nuestra región llegaba la infraestructura moderna, energía eléctrica, carreteras, aeropuertos, vehículos, la misión de los juglares cronistas de nuestro folclor fue reemplazada, por los comunicadores, locutores, periodistas, controles, camarógrafos, que realizan la labor de informar a través de las emisoras, periódicos, revistas y televisión, medios de comunicación que se establecieron en nuestro medio, con noticias y entretenimiento mucho más rápido.
Comenta el investigador y escritor Tomas Darío Gutiérrez, que los medios de comunicación terminaron opacando las canciones vallenatas narrativas y descriptivas, de Escalona, Leandro, etc., pero nació el vallenato lirico, poético, romántico de Gustavo Gutiérrez.

Estas nuevas tecnologías se convirtieron en aliadas del folclor para mostrar al mundo la música vallenata a Colombia y el mundo, folclor que era discriminado en su propio entorno por su origen campesino y ser creada por cultores de ese medio, macheteros, vaqueros, jornaleros, las disqueras tenían apatía de grabarla, argumentaban que no se vendía, las pocas grabaciones que existen de esa época eran financiadas por el escaso recurso del acordeonero o algún patrocinador, casi siempre un ganadero de la región, al cual se le había compuesto un canción.
La creación del festival vallenato, mostró a nuestros juglares en su más viva esencia, los distintos medios de comunicación llegaron a este evento a transmitir la competencia festivalera, que embelesó al mundo.
Las pocas emisoras que habían en Valledupar no transmitían música vallenata, la primera en implementar un programa exclusivamente para esta música fue Radio Guatapurí, inicialmente fue “Fiesta Vallenata”, luego “Trilogía Musical Vallenata” y “Acordeones en el aire”, este espacio nació para promocionar el primer festival Vallenato en 1968, programa que aún permanece diariamente en hora nocturna en la programación Musical de Radio Guatapurí.

Ante la aceptación general de la música vallenata por los oyentes de esta emisora, el interés llego a las otras radio estaciones , radio Reloj, Radio Valledupar, La Voz del Cesar, Ondas de Macondo, La Voz del Cañaguate, aun no existían las emisoras en la frecuencia Fm.

ElPoligrafo.co

El Polígrafo - El Valor de la Verdad, Noticias de la región caribe y Colombia

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba