Internacionales

Trump se convierte en enemigo de salvar al planeta del cambio climático

Decisión de retirarse del Acuerdo de París se da en años cruciales para frenar calentamiento global.

El anuncio de Trump genera mayor incertidumbre sobre cuánto más podría aumentar la temperatura y, con ello, las consecuencias que ya son visibles.

La decisión de esta semana del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirarse del Acuerdo de París contra el cambio climático podría asemejarse a un escenario donde a un enfermo terminal le retiran en sus días más decisivos el medicamento que más necesita.

En esta analogía, el enfermo es el planeta, que en medio de una crisis ecológica sin precedentes se enfrenta a que el país más contaminante desde la Revolución Industrial y el segundo mayor emisor de gases en la actualidad (después de China) se desligue del único pacto global para evitar que las consecuencias del impacto humano en el clima sean irremediables.

Esta noticia llega en un momento crucial para el planeta. De un lado, en términos de diplomacia, los próximos años serán claves para que, efectivamente, los países cumplan con lo acordado en París mediante sus planes nacionales, pero también se agota el tiempo para actuar: el Panel Intergubernamental de Cambio Climático ha sido claro en afirmar que si se quiere evitar un completo desequilibrio, la ventana de oportunidad para alcanzar la meta de mantener el aumento de la temperatura por debajo de los 2 °C (respecto de la era preindustrial) se cierra en el 2020. Si no se logra, las emisiones no llegarán a cero para el 2050 y tampoco la temperatura se mantendrá por debajo de lo planeado.

“Superar la barrera de los 2 °C sería cruzar un umbral en el que no sabemos siquiera si la agricultura es viable”, asegura Isabel Cavelier, experta colombiana en negociaciones climáticas.

Dos golpes

Aunque desde el punto de vista legal la retirada de Estados Unidos del acuerdo tendría efectos solo en noviembre del 2020, el golpe de Trump al planeta se da en dos niveles. Del lado político, el gigante norteamericano se aleja de liderar la transición del modelo energético de combustibles fósiles al de energías renovables, y podría entorpecer las negociaciones de los próximos años.

Estados Unidos y China son los responsables del 40 por ciento de las emisiones de gases como dióxido de carbono y metano, que generan el calentamiento global.

“Su retirada es un desincentivo muy grande para que muchos países cumplan sus compromisos nacionales”, explica José Manuel Sandoval, quien formó parte del equipo negociador de Colombia durante la cumbre en París.
De cara a lo ambiental, el anuncio de Trump genera mayor incertidumbre sobre cuánto más podría aumentar la temperatura y, con ello, las consecuencias que ya son visibles: el deshielo de los polos, el aumento de sequías e inundaciones extremas, la propagación de enfermedades y la intensificación de fenómenos como el Niño y la Niña, que ya han golpeado a nuestro país.

La Organización Meteorológica Mundial proyecta que en el peor de los escenarios, con la salida de EE. UU., el aumento en los modelos podría ser del orden de 0,3 grados Celsius. A esto se le suma la evidencia científica que muestra que la Tierra lleva dos años consecutivos de romper su récord de temperatura.

ElPoligrafo.co

El Polígrafo - El Valor de la Verdad, Noticias de la región caribe y Colombia

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba